viernes, 26 de febrero de 2021

4º ANIVERSARIO PLAYMOCAZA

 



VOLVER A NOTICIAS

PARTICIPACION EN EL PROGRAMA ESPECIAL NÚMERO 200 DE EL MORRAL DEL CAZADOR

 


El pasado uno de enero tuve el inmenso placer de participar en el programa especial de el morral del cazador donde celebrabamos sus doscientos programas. 


Os dejo enlace al mismo por si lo quereis escuchar.


Desde aquí ademas quisiera feilicitar a Javi por su azaña, y agradecerle que viernes tras viernes nos regale un programa tan maravilloso como es EL MORRAL DEL CAZADOR


VOLVER A NOTICIAS


CAZADOR RESPONSABLE CON LA CAZA, CONSIGO MISMO, CON SUS COMPAÑEROS Y CON EL MEDIOAMBIENTE

 



El pasado 19 de enero de 2021, escribí para el blog de mutuasport fruto de mi colaboración con mutuasport, un artículo sobre la responsabilidad del cazador qur títule CAZADOR RESPONSABLE CON LA CAZA, CONSIGO MISMO, CON SUS COMPAÑEROS Y CON EL MEDIOAMBIENTE

Os dejo enlace al mismo aquí, pincha.


Hoy dicho artículo lo publico sin editar en mi propia web, a fin de dejar constancia del mismo, espero os guste:


Cazador Responsable con la caza, consigo mismo, con sus compañeros y con el medioambiente.


El cazador es un ser apasionado, ¿de qué otra manera sino se podría entender sus desvelos previos a una jornada de caza?, ¿cómo explicar que no ceda en sus empeños por mucho que estos le lleven más allá de los límites físicos? O ¿Por qué el corazón se le sale del pecho con la simple arrancada o visualización de un animal? Todo ello, y mil cosas más, son fruto de esta definición, ni más ni menos.


A veces la pasión, puede nublarnos la razón y en ciertos momentos puede no ser malo, pero debemos tener cuidado. Dicha pasión nunca debe anteponerse a conceptos tan importantes y necesarios como SEGURIDAD, LEGALIDAD, MORALIDAD y por conjunto de todo lo anterior RESPONSABILIDAD.


El acto de responsabilidad en el cazador, y hacerlo de una forma comprometida, debe de ser el principio número 1 que rija la actividad tanto en un carácter general, individual, por supuesto colectivo, e incluso medioambiental; y es que la falta de ésta puede llevar a poner en entredicho la actividad, generarnos un problema personal, a nuestros compañeros o incluso al propio medio. Ser un cazador responsable no tiene por qué ser difícil, en muchos casos simplemente supone aplicar nuestros conocimientos, y en caso de duda la lógica.


Al hilo del anterior y a fin de simplificar ideas, procede explicarlas y ejemplarizarlas, teniendo por asimilado el concepto de que el acto responsable parte de la idea que éste se da cuando se actúa de una forma segura, legal y moral. 


Un cazador es responsable con la caza, cuando sus acciones no suponen un deterioro de la imagen de ésta, pudiendo en muchos casos ensalzarla y potenciarla. Si somos cazadores seguros, es más que posible que se puedan evitar accidentes por negligencia, que en sí mismos cuando se dan, pueden causar una imagen de actividad peligrosa, cuando ésta si se hace correctamente no tiene por qué serlo, y así demostrar que la Caza es una de las actividades más seguras. Si las normas y leyes se cumplen, contribuiremos de ésta forma a señalar y apartar de nuestro colectivo actos delictivos como el furtivismo, que poco o nada tienen que ver con la caza, y que desde algunos círculos de interés, nos intentan interponer para negativizar la visión de la actividad; o como el cumplimiento de cupos y vedas, que llevan a mostrar que el cazador actúa conforme a los planes conservacionistas fijados por los técnicos correspondientes. Finalmente, cuando cazamos moralmente, por ejemplo y como en el punto anterior, anteponiendo principios conservacionistas y sostenidos en la ciencia, estamos mostrando que con la caza se puede sostener y equilibrar el medio y por ende mostrar otra idea positiva de la caza. Cuando tratamos a las piezas abatidas con el debido respeto que merecen tanto en su caza como en su muerte, mostramos que cinegéticamente NO TODO VALE. 

Un cazador es responsable consigo mismo, cuando teniendo en cuanta todo lo anterior, garantiza por medio de sus actos, su propia seguridad, utilizando prendas reflectantes que garanticen su localización y visualización en todo momento, utilizando un equipo en correcto orden de revista y de forma adecuada evitando situaciones peligrosas como el pistear un animal herido en medio de la noche, o realizando actividades que estén dentro de sus capacidades físicas. Sí se es responsable con uno mismo, el cazador se preocupará de conocer las leyes y normas que conformaran la actividad a realizar para de este modo no incumplirlas, manteniéndose actualizado de los cambios que en estas pudieran producirse y estudiándolas siempre atentamente, y así evitar posibles sanciones, a la par de actuar conforme a dichas leyes, reglas o normas. Para terminar, moralmente uno es responsable consigo mismo cuando sus actos responden  a actos que supongan interpretar la caza de una forma ética, potenciando los actos conservacionistas, dando valor al cómo por encima del cuanto o valorando las variables de incertidumbre y dificultad por encima de garantías o tamaños, y sobre todo teniendo en la cabeza de una forma muy clara que TODO NO VALE.


Un cazador es responsable con los compañeros, al igual que antes, teniendo en cuenta lo ya expresado hasta ahora, pero además garantizando la seguridad de sus compañeros de caza y demás participantes directos o indirectos de la jornada, preocupándose de que los tiros en caso de realizarse siempre se hagan con total seguridad, manteniendo la mano en jornadas de menuda, o no moviéndose del puesto en las monterías para así tener todos conocimiento de la situación de cada cual, y por supuesto teniendo especial cuidado en la carga descarga y porte de las armas en presencia o no de otras personas. No debemos menospreciar que la responsabilidad con los compañeros también parte de la legalidad que asumimos, pues tener todos nuestros papeles en regla y especialmente el seguro es garantía inequívoca de todo esto. Un cazador responsable con sus compañeros debe tener un buen seguro, que cubra cuanta más posibles incidencias mejor, y con una cobertura en responsabilidad civil amplia. El respeto por cupos y normativas intrínsecas de la actividad que garanticen el disfrute e igualdad de oportunidades para todos es otro factor a tener muy en cuenta. Finalmente, moralmente la responsabilidad con los compañeros es igual de importante, y recae mayoritariamente en el cumplimiento de lo anterior, pudiéndola definir simple y llanamente como RESPETO hacia el prójimo. Cómo se suele decir, respeta si quieres ser respetado.


Un cazador responsable con el medioambiente, tendrá en cuenta alguna de las ideas mostradas anteriormente, y concretamente tratándose de seguridad garantizará que por medio de sus actos no realizará ninguno que pueda contravenir la conservación del medio, como por ejemplo evitando actividades que puedan generar incendios, incentivando y adaptando municiones cada vez menos contaminantes con el medio, y por supuesto recogiendo cualquier desperdicio que pueda generar. Del tema legal, tan sencillo como asumir las leyes y normas con respecto a productos que se pueden usar y no usar, y en todo caso siempre obrar con lógica, manteniendo estrictos controles poblacionales que mantengan la fauna en equilibrio de acuerdo a los planes técnicos y estudios del medio, manteniendo los cauces de los ríos y puntos de agua en condiciones, así como no desatender la flora del entorno. Igualmente contar con un buen seguro tanto para el acotado como el particular puede ayudar en caso de accidente, a restituir daños. Concluiremos que ser responsable con el medio, en gran medida parte de ser moralmente correctos con su conservación conforme a una buena y correcta gestión, a fin de cuentas del medio nos proveemos en todos los sentidos, y de nosotros depende que este siga produciendo, hay que cuidarlo. El campo no es de todos, pero si es responsabilidad de todos.


Dani Gómez 

Creador de playmocaza.es

Desde Castilla la Mancha



jueves, 14 de enero de 2021

MONTERÍAS EL VALLE Y EL ZAHURDÓN, PUEBLA DE LA SIERRA (MADRID) TEMPORADA 19-20

EL VÍDEO QUE SE MUESTRA A CONTINUACION NO CONTIENE NI IMAGENES DE ANIMALES CINEGÉTICOS, Y NADA MÁS QUE UN ÚNICO LANCE, DONDE NO SE VE MÁS QUE EL MOVIMIENTO DEL RIFLE.

RESALTO DESDE EL EMPIECE LO EXPUESTO, PUES NO QUIERO QUE NADIE MALINTERPRETE EL CONTENIDO QUE HABRÁ A CONTINUACIÓN. EL VÍDEO Y EL CONTENIDO CUENTAN MIS EXPERIENCIAS REALES EN DICHAS MONTERÍAS REALIZADAS EN LA SIERRA DE MADRID EN LA TEMPORADA 2019-2020. EN DICHOS VÍDEOS NO HAY LANCES, NO HAY CARRERAS, NO HAY ANIMALES. LA CAZA PARA EL CAZADOR DE A PIE COMO LO SOY YO, MUCHAS VECES ES ASÍ. POR TANTO SI ERES DE LOS QUE SOLO BUSCAN TIROS O SIMILAR EN UN VÍDEO DE CAZA, LO RESPETO PERO LO QUE VIENE A CONTINUACIÓN, PUEDE QUE NO TE INTERESE, AUNQUE NO OBSTANTE TE ANIMO A VERLO PUES LOS PAISAJES Y OTRAS ESCENAS REFLEJAN MUCHO DE LO QUE ES UNA JORNADA DE CAZA, LA CAZA A FIN DE CUENTA ES MUCHO MÁS.

MONTERÍAS EL VALLE Y EL ZAHURDÓN, PUEBLA DE LA SIERRA (MADRID) TEMPORADA 19-20

Toca seguir con jornadas de monterías de la temporada 2019-2020, una de las más prolíficas en cuanto a días de caza. Hoy traigo dos cacerías realizadas en febrero de 2020 en Puebla de la Sierra en la comunidad de Madrid, un lugar ya conocido por mí, pues estuve dos años antes en dicho lugar (miralo aquí). En esta ocasión volveré a cazar en la mancha de el Valle y descubriré una nueva, el Zahurdón.

Ambas dos monterías cochineras, siendo la primera, El Valle, la que más caza suele albergar y más cazadores atrae. Es una mancha muy bonita, donde como su propio nombre indica se caza todo un valle de pinares infinitos y plantas arbusticias como brezos y jaras. Los puestos se colocan en un carril en forma de herradura  que delimita la zona a cazar y por donde los animales tienden a buscar escape a cotas más altas.

En cuanto al Zahurdón, montería algo más abrupta, donde igualmente las posturas rodean la mancha a cazar, y donde por desgracia el día de la batida, por falta de cazadores, hubo que desproveer varias posturas y adaptarla a las condiciones del día, a fin de cubrir de la mejor forma posible el espacio.

Sea como fuere, la experiencia de ambos días fue algo pobre, como ya he indicado en cuanto a lances se refiere, pero el simple hecho de estar en el campo, de disfrutar de una zona tan bonita como la que se da en la sierra del Rincón, y por supuesto disfrutar de una grata compañía en ambos días, el primero junto a mis amigos sibaritas, Rober, Raul, Joaqúin y Paco, mi "primo" Dani y Gonzalo, amigo de Joaquín; y del segundo junto a Dani nuevamente y su padre, hicieron de dichas jornadas algo especial para mí.

Os dejo el vídeo por si os apetece ver todo esto, reincidiendo en la advertencia inicial, pero insistiendo en que merece la pena verlo pues se trata de experiencias reales de caza, y es que como se dice "la caza es caza".



NO LEER A PARTIR DE AQUÍ SINO SE HA VISTO EL VÍDEO

RESUMEN DE CADA MONTERÍA


2020-02-02 EL VALLE. Una de las jornadas de caza que más me entusiasmaban este año era sin duda ésta. Cuando estuve dos años antes resulto ser una buena montería donde 3 de los 5 compañeros que fuimos, tuvimos suerte de tener lances, y la calidad de jabalí fue más que aceptable, y más al economico precio de la jornada. Pero aparte de esto, lo que más me entusiasmaba era que me juntaría con mis compadres de los Hunters sibaritas, Rober, Raul, Joaqúin y Paco, y además vendría mi "primo" Dani. Ya sólo por el hecho de compartir día con todos ellos la jornada merecía la pena. En ese sentido pues lo pasamos de lujo, tanto en el desayuno, como en la posterior comida que improvisamos en un bar de Prádena. En cuanto a la montería en sí, fue un desastre, muy muy pocos tiros, se abatieron tres jabalís (uno fue una guarra de Rober que no pudo cobrar pues se lo zamparon los perros) nada más entre 30-40 posturas, ni una ladra. Mi puesto bonito, en L, y dominando una amplia zona, tenía en handicap de tener una caída de agua, con lo que me tiré todo el día escuchando agua. Ver no ví nada, a excepción del suceso más raro que me haya ocurrido nunca, y es que si ya es anecdótico que te entren ciclistas al puesto, menos lo es que uno de ellos sea un tío tuyo al que llevas años sin ver, y que vive en otra provincia incluso, algo que no se me olvidará nunca. La verdad es que algo antinatural pasó pues en palabras de Jose Jaén, rehalero de la zona y buen amigo, del que me fío, es una mancha buena y no era normal que los perros ni latiesen.


2020-02-16 EL ZAHURDÓN. Volvíamos a acudir a Puebla de la Sierra, en esta ocasión junto a mi "primo" Dani, compañero en muchas cacerías, y su padre. Mañana muy gélida y con algo de aire la que nos encontraríamos. La mancha no la conocíamos, pero aseguraban que era cochinera. Los rastreos que pudimos ver eran frescos y jabalí había. La mancha muy bonita. El problema que una mancha que se cierra con 30 cazadores, y que termina cazándose con sólo 10 y únicamente dos rehalas es complicado que pueda salir bien. Sólo se sintieron 3-4 tiros, y dos de ellos los protagonicé en primera persona a un jabalí que iba muy tapado entre la maleza, y al que detecté por el rabo que sobresalía por encima. En un par de clareras minúsculas, pude dispararle a unos 70 metros. Erré, o al menos eso deduje al buscar rastro y no encontrar nada. También es cierto que entre tanta maleza me desoriente y no fuí a los tiros, pero vamos que eso ya lo confirmé en casa...pero sea como fuere lo normal es que se fuera... La jornada concluyó con unos buenos torreznos en el bar de Prádena que supieron a  gloria tras el frío de la jornada.


DEJO FINALMENTE AQUÍ ALGUNAS FOTOGRAFÍAS DE CADA MONTERÍA COMO RECUERDO DE DICHAS JORNADAS

2020-02-02 EL VALLE

















2020-02-16 EL ZAHURDÓN.