lunes, 27 de marzo de 2017

ENGAÑABOBOS


 

Hoy os presento una nueva receta familiar, realizada en mi casa desde siempre. El engañabobos requiere mucho mimo, pero por lo demás es una receta muy sencilla pero con mucho gusto. Antes de empezar diré que en muchos lugares el engañabobos es conocido como un dulce hueco por dentro.

 

Lo primero y más importante es que El engañabobos hay que cocinarlo el día de antes a comerse, para que los sabores se entremezclen y se asienten en reposo.

 

Os comento que esta receta se hará en base al jabalí que abatí este año, y es qué #Yocomoloquecazo

 

INGREDIENTES PARA SEIS RACIONES


 

1500 DE CARNE DE JABALÍ MAGRA
 
 

1 PIMIENTO ROJO


3 PIMIENTOS VERDES FINOS

1,5 o 2 CEBOLLAS

1 VASO DE VINO BLANCO

5 CUCHARADAS SOPERAS DE ACEITE VIRGEN EXTRA

SAL

PIMIENTA NEGRA MOLIDA

2 AJOS

2 HOJAS DE LAUREL

1 BOTE DE TOMATE ARTESANO (RECOMIENDO MARCA HACENDADO)
 
 

 

ELABORACIÓN


 

1º Troceamos la carne en pedacitos no muy grandes que permitan una cocción adecuada y una posterior degustación que no requiera cuchillo o partición.
 
 

2º Ponemos en una hoya/cacerola generosa el aceite y la carne, a la espera de incorporar más ingredientes.


3º procedemos a picar muy picadito, pimientos, ajos y cebollas, y los incorporamos a la cacerola.
 
 

4º agregamos el resto de ingredientes


5º ponemos para arrancar la cocción el fuego a medio alto hasta la evaporación de el alcohol.

6º Posteriormente rebajaremos a fuego medio bajo. Cada poco se debe vigilar e ir moviendo
 
 
 
 
y removiendo, hasta alcanzar hora y media dos horas de cocinado. Ir catando hasta que la carne este blandita y tierna y la salsa haya espesado lo suficiente.

7º se tapa la hoya y sin meter a la nevera, la apartamos del fuego y la dejamos reposar hasta el día siguiente que es cuando se comerá

 

8ºAl servir, volver a poner la cacerola a calentar y volver a insistir en mover con la cuchara hasta alcanzar la temperatura adecuada y emplatar. Se puede acompañar por una cama de patatas que se pondrán debajo de la carne y salsa con el fin de que se impregnen del sabor y se ablanden.

 
¡Qué aproveche!



VOLVER A MENU CAZA ES APETITOSA

viernes, 17 de marzo de 2017

CINEGÉTICA 2017


Y mi sueño se cumplió el miércoles. Tras 3 meses de arduo trabajo dejé montado el diorama CINEGÉTICA 2017 en el STAND de JARA Y SEDAL en la feria de CINEGÉTICA EN MADRID.

 


Un diorama que se ha realizado con el mayor de los cariños e ilusiones, manteniendo siempre un sello de mantener un gran cuidado en todos los detalles así cómo dejar un poso beneficioso en pos de la Caza y los beneficios que tiene esta en el medio.


 

En este diorama se han reflejado las formas más representativas de caza de nuestro país, con el fin de dar una imagen lo más fiel posible de éstas.

 

Desde ayer jueves 16 de marzo y hasta el Domingo 19 estará expuesto por si quieres pasar a verlo. Stand 702 (Jara y sedal)

 

 

Más adelante y ya con más calma publicaré las fotos del diorama, y con más calma aún, seguramente preparare una historia con dichas fotos, no obstante no quería perder la oportunidad de compartir alguna contigo hoy mismo.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 


 
Os dejo así mismo la sinopsis del diorama.

 
 
 
 




































 

 

Dicho esto se ha realizado un pequeño Juego/Reto consistente en localizar todos los jabalís adultos escondidos en el diorama, consulta las bases y participa

 
 


 

Y para acabar es bien sabido que es de ser buen nacido ser agradecido y por ello dejo estas líneas de dedicatorias y agradecimientos:

 

A Israel de Jara y Sedal por la gran oportunidad de brindarme hacer esto dentro de su stand, darme toda la ayuda del mismo, y dejarme total libertad en el proyecto. Gracias por tu confianza amigo!

 

A Javier (Javixoxo) copropietario de la marca FRIKICOLLETION, y vocal de la directiva de AMCLICKS, por ayudarme de forma totalmente desinteresada con la cesión de su colección de árboles, sin la cual hubiese sido imposible conseguir la frondosidad. Gracias compañero!

 

A Raúl Blázquez por realizarme la jaula de la Perdiz, sin la cual la escena de la perdiz con reclamo no hubiera sido lo mismo. Gracias amigo!

 

A AMCLICKS por su confianza y ayuda en todos los temas que necesite.

 

A Miguel Ángel (JACK) por su ayuda en los momentos más delicados con su aporte de ideas y de apoyo moral

 

A todos los amigos de CLICKS HISTORIA por sus regalos constante de piezas para mi colección y por su increíble amistad.

 

A mi Suegro por su ayuda en la estructura de la urna. Gracias Pedro!

 

A mi padre por su interés, su ilusión con este proyecto, por estar siempre ahí cuando le he necesitado, por sus consejos de cazador, por ayudarme con el montaje y en definitiva por la educación cinegética (entre otras) que me ha dado. Gracias papa!

 

Y por último a la principal, a mi esposa, Sara. Por su paciencia infinita, por echarse la casa a los hombros tres meses para que yo pudiera dedicarme a esto, por sus buenas ideas, por su apoyo incondicional, por ser la creadora de las perdices, y simplemente por estar ahí. Te quiero cariño!
 
 
 
 

martes, 14 de marzo de 2017

Mención en Jara y Sedal sobre CINEGÉTICA 2017





La semana que llevo esperando desde hace mucho por fin ha llegado. Por fin el trabajo en el que tanta ilusión he puesto verá la luz gracias a JARA Y SEDAL, y en especial a su director Israel.

Os pongo un enlace sobre la publicación que estos han hecho en su web. (pincha)




VOLVER





martes, 7 de marzo de 2017

JABALI AL CHILINDRON

 

Receta para THERMOMIX


Para 2 personas

Ingredientes

          
  • 45 g aceita de oliva virgen extra
  • 3 dientes de ajo     
  • 90 g de pimiento rojo
  • 90 g de cebolla
  • 90 g de  pimiento verde
  • 45 g vino blanco
  • 500-600g carne de jabalí cortada a trozitos pequeños

  • 55 g de agua
  • 100 g de tomate frito natural artesano (el de mercadona va muy bien)
  • 1 pastilla de caldo de carne
  • pellizquito de pimienta
  • pellizquito de nuez moscada
  • 130 g de champiñones previamente laminados                      

 

A cocinar


Primero:  Poner en el vaso los ajos y el aceite. Poner 6 segundos a velocidad 5. Después con ayuda de la espátula bajar los trozos hacia las cuchillas.

Después: Programar 3 minutos a temperatura varoma, velocidad 1.

Añadir: Pimientos, cebollas y vino blanco y poner la máquina a velocidad 5 durante 5 segundos. Una vez más con la espátula bajamos lo esparcido a las cuchillas

 Programar: 10 minutos a temperatura varoma a velocidad 1.

Seguimos: incoporando todos los ingredientes menos los champiñones. Marcamos 35 minutos a temperatura varoma con giro invertido a velocidad cuchara

Acabamos agregando los champiñones y programando 10 minutos de temperatura varoma a velocidad cuchara .

Servimos: En mi caso acompañe con unas patatas a dado.





Espero os guste!



Volver a recetario

viernes, 3 de marzo de 2017

ROMPÍ LA RACHA

Ver comenzar la temporada, mientras sientes en tu interior esa llamada intrínseca de monte y caza, que cada año nos saca de nuestro letargo estival y no poder acudir al campo a sosegarla es sin duda algo “jodido” y que cuesta bastante más de lo que yo me creía afrontarlo. Este año nos enfrentábamos a un cambio duro, y digo enfrentábamos, pues yo siempre o casi siempre he cazado junto a mi padre, mentor e ídolo montero. Tras más de 20 años acudiendo juntos y de forma ininterrumpida a la sociedad del pueblo (bueno yo no a todas las monterías por cuestiones laborales o de calendario, pero mi padre… mi padre sí que sí), este año para nuestra desgracia teníamos que dejar el coto.
 
 
Si bien es cierto, yo en la media veda pude acompañar, gracias a su invitación, a mi buen amigo Dani, mi tocayo, y poder tirar a palomas y codornices. Y luego otro día de octubre, también me llevo a las perdices y a los conejos, y así pude disfrutar de unas estupendas jornadas. Pero la Mayor es la Mayor y las ladras y carreras seguían bien vivas en mi mente, añorando cada día TODO.
 
 
 
Y cuando ya mis esperanzas para este año se perdían en el linde de las posibilidades, una llamada de Ramón, un gran amigo y mejor persona, a mi padre nos devolvía todas las ilusiones, invitándonos a los dos a una montería del pueblo.
 
 
 
La dicha fue muy grande, y los días previos pasaban muy muy lentos por la impaciencia de volver al campo. El morral creo que lo repase cada día para saber que todo seguía en su sitio. Y los recuerdos de las últimas temporadas volvieron a aflorar en mi mente. ¡Y es que valla años!. De las monterías a las que había podido acudir en los últimos 3 años yo particularmente sumaba un cero patatero. La mala suerte se había adueñado de mí. Cuando no el aire, cuando no los malos puestosme habían relegado a solo contar con un par de lances, que encima para mi desgracia había errado. ¡VALLA UNA RACHA! Acabando el año pasado muy muy desanimado y frustrado. Y el caso es que ahora con la perspectiva de perder lo que uno tanto había amado, más de lo que en principio sospechaba, me doy cuenta que fruto de la desesperación de esa racha no había disfrutado del monte como debiera y que aquel desanimo del final no era nada en comparación con la añoranza de salir al monte.  
 
 
 
Pero esta vez no, no lo iba a permitir, bastante feliz era por la oportunidad de volver a oler la jara y escuchar las ladras como para desanimarme por esas circunstancias pasadas. Es más en mi mente no pensaba contemplar ninguna otra situación que no fuera positiva. Por complicada que se pusiera la cosa, lo único que me planteaba era disfrutar de un puesto en una montería un año después. Los resultados para los resultadistas. Eso sí, si pudiera quitarme la espinita y romper la racha... pues mejor que mejor.
 
 
Llego la tan ansiada mañana, y creo que faltaba poco más de una hora par que sonara el despertador cuando uno ya estaba desayunando. Y mi padre por la hora a la que ya pasaba con el coche a recogerme estaba claro que también madrugó más de la cuenta..
 
 
El viaje como siempre trascurrió con una buena charla en la que nos pusimos al día, y donde analizamos los posibles puntos importante del día. La mancha es querenciosa principalmente por ciertos puntos y era importante caer en alguno de esos puntos, Habría que esperar a la suerte. En esto cruzamos por Ventas con Peña Aguilera, pueblo toledano, donde nació mi padre, y donde como siempre paramos a tomar un café. De allí bordeando cabañeros, por el embalse de la Torre de Abraham y por Palillos paramos en el “avistador” de cigüeñas, donde pude fotografiar el madrugar de las rañas. La mañana estaba fría, lo lógico para enero.
 


 
 
Llegamos a la junta, y unas buenas migas y estar con los compañeros de andanzas ya nos puso en situación. Ramón y otros nos pusieron al día de jornadas anteriores y de cómo se estaba desarrollando la temporada, y por supuesto de cómo estaba la mancha, de la cual decían que estaba calentita. Y es que al ser una montería de una sociedad local casi todos sus socios eran naturales de allí de Alcoba, y en menor o mayor medida todos saben al dedillo como estaba el campo.
 
El sorteo nos deparó un no mal puesto, el 7 de las torrecillas...en una esquina de la mancha, en la salida de los perros. El aire estaba de culo, por lo que no sabíamos realmente cuales eran nuestras opciones. A priori no tan esperanzadoras como nos pareció en la junta, eso si los del cortadero contiguo tenían muchas opciones de tener un buen día, y las gateras del extremo opuesto aún más.
 

 
 El puesto ya una vez en el monte no estaba mal, un cortadero, con visibilidad  y con alguna troncha bien cogida... (video)

 
 
 
Mi padre me permitió comenzar a mi tirando, y ya sólo tener el FM BROWNING semiautomático en mis manos, del calibre 30-06 me volvía a dar mucha alegría, y aunque hacía frio, la solanita era muy agradable.
 
 
 
La mancha estaba quieta, y hasta la suelta no pareció advertirse ningún disparo, pero una vez las puertas de los furgones liberaron a las rehalas, las carreras empezaron a sentirse. La primera carrera fue protagonizada por un gamo, que cruzó nuestro sopié, unos 3 puestos por debajo nuestra y abatido. Poco después arrancó otra carrera no muy lejos de nosotros, y venía directa, pero el aire…el aire le dio darse la vuelta con las mismas, para terminar saliendo a las gateras.
 
Otras carreras se desarrollaron del mismo modo, llegando a escasos 50 metros como mucho, y venteándose se volvían a otras zonas. Los perros ya marchaban y viendo los acontecimientos, poco ya podíamos esperar. Quedaba la vuelta, pues los perros volvían pero viendo que ningún bicho se decidía a romper nada me hacía pensar que lo fuese a realizar luego. En condiciones normales ya hubiéramos tirado pero así no podíamos esperar mucho.
 
Mi padre decidió que tomáramos las galletas y el chocolate caliente que habíamos traído con nosotros  para entonar el cuerpo que estaba todo ahora tranquilo, y yo le decidí pasar el rifle para preparar todo. Cuando en estas la caza… JAMÁS dejará de sorprendernos, de atrás de donde no había nada, sentimos un golpe de verja, y al momento otro, y un perro ladrando. Ramón dice, “eso es un guarro pasando una gatera, y de frente tiene un perro”. A mí me dejo muerto esa afirmación, pero Ramón pese a su juventud, demostró  a la postre un saber fuera de toda duda.  El ladrido del perro no es continuo y el tenue golpe de verja desaparece. Mi padre se prepara, o eso creía yo, más que nada por la afirmación de Ramón… y desde atrás a unos 30 metros rompe el macareno a la velocidad de la luz. Mi padre le pega un tiro algo bajo y trasero y éste termina entrando en la mancha.
 
 
Menuda sorpresa, con todo el jaleo de la montería un bicho ajena a ella decide meterse, ver para creer. Mi padre se lamenta por su fallo, pero bueno como el suele decir hay que dejarlos criar también de vez en cuando.
 
La mañana volvió a su tranquilidad al menos en nuestro puesto, pues en la lejanía las carreras y los tiros se sucedían. Aunque ya estaban de vuelta. Y yo decidí aprovechar para sacar unas fotillos de Playmocaza que a la postre se revelarían cuanto menos premonitorias.
 
 
Estando con el semiautomático nuevamente en mi poder, hablaba con Ramón tranquilamente de lo divino y humano, cuando sin mayor miramiento, sin sobreaviso, el retumbar del quebranto de la vegetación nos saca del sopor y por la derecha rompe un guarro, a unos 20 metros. Este realiza una maniobra un tanto suicida, en vez de cruzar el cortadero, se viene por la linde del monte derecho a nosotros. Le pego un primer tiro. El bicho sigue viniendo a por nosotros, le vuelvo a coger en el visor y le pego un segundo, entonces este gira ya para dentro del monte antes de llevárseme por delante, (mi padre y Ramón ya se habían apartado dejándome sólo ante el peligro) y sigue corriendo y sin pensar le suelto un tercero a unos 3 metros, y el bicho se va para dentro. No sin antes apreciar que lleva un boquete grande en la paleta. En ese momento con total frustración digo “JODER PERO SI VA CON LOS TRES TIROS Y UN BOQUETE Y TODAVIA SE VA”
 
Ya más tranquilo daba por seguro haberme quedado con él, pese a que rompió vegetación en su huida un buen rato. Y esperaba poder cobrarlo. Ver restos en las zonas de impacto También ayudo.
 

 
 
 
Al principio nos costó encontrar la sangre, pero una vez localizada, fue seguirla, y con la ayuda de los perreros no mucho después, terminémosle encontrando unos 100 metros monte a dentro. Tenía los 3 tiros, el primero en el morro, de cuando lo tire de frente, y los otros dos con una separación de un par de de dedos en la punta de la paleta los dos disparos restantes. Dice mi padre y no le falta razón que “tan cerca las balas les queman y la adrenalina con la que vienen no les paran”.
 
Era Una bonita guarra, que rompía la mala racha, que ponía un broche de oro a un gran día de montería, que daba alegría a una temporada de caza distinta, y que me había regalado un lance muy muy curioso, para siempre grabado en la memoria.
 


 
 
El balance de la montería fueron más de 30 reses entre guarros y cérvidos. Con muchos tiros y con mucha gente que se había divertido. Un gran día de caza.
 
 
 
Agradecer una vez más a Ramón su invitación a la cacería, un abrazo compañero!
 
FIN