domingo, 10 de diciembre de 2017

La Quejiga, la segunda monteria de la temporada 17-18

Noviembre llegó y con este mes la segunda de las monterías programadas para la temporada en el coto de Alcoba de los montes. Una nueva grabación del que fue otro estupendo día de caza, pese a la presente lluvia que por otro lado era y es muy necesaria. Sobre este día ya hable en un pequeño artículo que compartí hace unas semanas sobre la Fortuna de cazar .

Sin más os presento el vídeo, esperando que os guste tanto o más que a mi prepararlo. No sin antes agradecer a mi padre su ayuda y a Nacho y Antonio (socios del coto) que me dejaran grabarlos en la montería.




VOLVER AL SUBMENÚ DE CRÓNICAS DE DÍAS DE CAZA
VOLVER AL MENÚ DE CAZA







jueves, 7 de diciembre de 2017

Respeto


El respeto por la pieza abatida ha sido un tema recurrente ya tratado por muchos en varias ocasiones, pero que de vez en cuando es bueno que alguna voz lo vuelva a resurgir pues basta con darse un paseo por las redes sociales para darse cuenta que este mensaje debe calar mucho más.

Según escribo estas palabras, y enfocándome en concreto en “redes sociales” me doy cuenta de que quizás el problema sobre el respeto por la pieza abatida más bien sea un problema asociado a las imágenes y videos que se comparten por éstas y ese afán que tenemos todos de mostrar nuestras pasiones, de compartir nuestras vivencias, y en ese impulso de difundir. En dichas imágenes muchas veces vemos fotografías que a veces rayan lo desagradable y por ende el respeto a ese animal cazado.


Al final las imágenes que se toman son parte de ese respeto al animal cazado, pero no la única y voy a intentar manifestar mi opinión sobre que debería entenderse por esto.

El campo nos brinda su vida y nosotros siempre debemos sentirnos agradecidos de poder tomarla. Cada vida cuenta y esta no debe caer en saco roto. Me causa rechazo el cazador que habla de sus resultados calificándolos de forma negativa si estos no están “a su altura” o no son los que esperaban. Hay que sentirse agradecidos por lo que el campo nos da, yo soy de los que defiende que la caza debe ser escasa, difícil y sobre todo incierta. Ello no implica que debamos ser exigentes y pensar que se tiene que hacer mejor, bien la gestión o bien nuestra propia forma de caza; incluso rememorar tiempos pasados… pero eso son harinas de otro costal que no deben mezclarse con la de valorar siempre de forma positiva lo que hemos recibido del campo.
 
 

Todo lance es único y diferente al anterior. Todos nos hacen disfrutar o así deberían. Quizás esta sea una de esas razones que nos impulsan cazar, quien sabe. Si esto es así ¿por qué los animales más grandes o bellos son ensalzados mientras que los otros quedan aparcados? Todos merecen el mismo trato, y es que los trofeos no se miden en puntos o tamaños, sino en sensaciones e historias que nos dejan marcados para siempre en el recuerdo.

 


Invertir tiempo, y digo invertir, en el decoro y cuidado de la pieza, es en sí mismo el mayor respeto que podemos ofrecerle. Tomarle una imagen siempre es una buena opción para buscar su inmortalidad en nuestros recuerdos. Cuidar estas  instantáneas que le tomamos, sí que debe ser una obligación. Buscarle la imagen más digna posible, que no es ni más ni menos que la que merece, lejos de sangrías, vísceras y posiciones poco vistosas. A veces es tan sencillo como poner un poco de tierra sobre la sangre para taparla, o un poco de agua…y no hablo sólo sobre la del animal, muchas veces la del suelo la obviamos y esta afea la imagen tanto o más. Si no es posible quitarla, muchas con pasar luego esa foto por edición de blanco y negro o sepia hace maravillas en este sentido. Incluso en ciertas ocasiones no es necesario mostrar todo, basta sólo con sugerir. Con respecto a la postura del animal, siempre buscar aquella que muestre su mayor naturalidad. Son pequeñas cosas que no nos llevaran mucho tiempo, y que ya de por si dignifican nuestra actitud.

 


Un animal en su entorno siempre es más. No hay color. Una foto de un animal tomada en el campo comparada con una tomada sobre hormigón  hace siempre empequeñecer al animal en esta última por grande que este sea. Desnaturalizar al animal de su ambiente le hace perder aquello que le es propio, que no es otra cosa que su medio. Sé que en ocasiones en el campo no se tiene los medios (hoy en día es algo complicado pero posible) y no se puede tomar instantáneas hasta llegar a la civilización pero en la medida de lo posible buscar inmortalizar al animal en el campo, aunque sea de una forma poética, hace mantenerle para siempre en el que fue su entorno.

 



Si decidimos posar con nuestro trofeo,  mostrarle el respeto a éste es muy sencillo, sólo consiste en tratarle como lo que es: Un animal que nos ha hecho disfrutar y que es un auténtico regalo. Posados encima de  venados como si fueran motocicletas, subirse encima de los animales, pies encima de las piezas, sujeciones poco armoniosas, y otras situaciones semejantes no son lo más apropiado. Simplemente se trata de tener un poco de cabeza y tener respeto.

 


La ceremonia del noviazgo es algo que debería ser bonito, tradicional, también jocoso evidentemente y sobre todo algo para recordar por el protagonista. No una batalla de vísceras donde el cuerpo inerte del animal es tratado como un simple objeto del que arrancar más y más “munición” con el que embadurnar y pringar al “novi@”. La mesura debería ser parte de esta actividad ya no sólo por evitar que el cuerpo del animal sea maltratado de la forma descrita sino por la propia imagen de los cazadores que reflejan lo que no somos. Muchas veces se produce más vergüenza ajena que otra cosa.

 

La carne del animal es tan parte del trofeo como el trofeo en sí. El aprovechamiento de la caza es algo elemental, cierto es que hoy en día no se caza para alimentarnos, pero no por ello hay que dejar de aprovechar esta carne que es un manjar extraordinario cuya calidad y bondad está totalmente contrastada. Todo cazador que está dispuesto a apretar el gatillo debería de estar de la misma forma dispuesto a luego tratar el cuerpo del animal parar extraer de el mismo las partes aprovechables del mismo.

 


Las alfombras o tapices en las juntas de sangre es un tema complicado, pues no sólo son tradicionales sino que son por un lado la única forma de valorar el conjunto global de una jornada de caza, y por otro el lugar por donde la caza debe pasar en muchas ocasiones antes de ser aprovechada. Al final la aglomeración de animales, sangres, y gente observando y valorando hacen de estos momentos muchas veces algo poco respetuoso. Retrotrayéndome a lo anteriormente dicho cuando sacamos al animal de su entorno lo desnaturalizamos y los tapices en las juntas ayudan a ello. Sabiendo que son necesarios sólo recomendar lo anteriormente dicho, las fotos e imágenes lucen en el campo el doble, y estas fotos aportan sólo en el sentido global. Las individuales mejor hacerlas antes.

Al final y a forma de resumen de todo lo anterior, El respeto por el animal cazado se basa en tener un poco de sentido común y tratarlo como un gran bien que hemos recibido. En cuanto al tema de inmortalizarlo en imágenes, TODO se reduce al buen gusto.

 


Soy de la opinión que no es necesario recoger en videos o fotos  todas las vivencias de la vida, no todas son necesarias de mostrarse y no hace falta dar ejemplos... Son cosas que evidentemente existen y que no se esconden, simplemente no se muestran o cuentan por ser innecesario. Mostrar vísceras, despieces en juntas de carnes, desmembramientos, etc,  son imágenes desagradables que poco o nada aportan al colectivo, al final todo se resume, como ya he dicho, en tener cierto buen gusto a la hora de tomar las imágenes en primer lugar y a continuación de saber qué o no compartir. No todo vale. Un matadero está todo el día con situaciones similares y no se les ve día tras día haciendo apología sobre lo que allí hacen.

 

Todo lo anterior va en favor del colectivo, sabemos cuan complicado lo tenemos con animalistas que saltan a la mínima, y que están deseando acabar con nosotros. O con ciudadanos urbanitas que desconocen la verdad del campo y de la caza y prejuzgan y estigmatizan de oídas y en muchas ocasiones por lo que les dictan los primeros. Los tiempos están cambiando, y la caza no debe quedarse al margen y debe adaptarse. La imagen hoy en día por el uso de las Redes Sociales lo son todo…“La mujer del Cesar no sólo debe ser Honrada, sino parecerlo”.  Ya sabemos todos cuan beneficiosa es la caza para el medio y la mayoría de cazadores son grandes cazadores que realizan tareas de gestión y de conservación. No dejemos que imágenes poco afortunadas, que acciones poco bienaventuradas sean las que hablen y empañen la verdadera realidad de nuestra actividad.

 


Alguno puede pensar que estas actitudes que yo defiendo y que creo que son el futuro de nuestro colectivo, no son más que actitudes cobardes que buscan esconder lo nuestro, de ocultarse y que incluso son miedosas. Piensan que a cuanta más presión de agentes externos más debemos mostrarnos y sentirnos orgullosos de lo que somos y de lo que hacemos. Más sangre y más vísceras si hace falta y que se jodan los animalistas, que a quien le pique que se rasque, que se jodan todos, esto es legal y no hay más que hablar. 

 

Mi respuesta ante esto es clara y concisa, no es cuestión de miedo, ni de ser más o menos cazador, o de no estar orgulloso de ser cazador. Es simplemente una cuestión de RESPETO a la actividad, al compañero cazador, al animalista, al urbanita o a todo aquel que pueda ser consumidor voluntario o no de nuestra imagen. De tener como ya he dicho cierto buen gusto y de ser consciente de que la legalidad no ampara todo, el sentido común en la mayoría de los casos es la gran jueza de la arbitrariedad.
 
 
 
 

martes, 5 de diciembre de 2017

El envío de Ardesa


ARDESA distribuidor oficial de LEICA, MERKEL y HORNADY, y patrocinador del programa “CAZANDO CON LEICA” entre otros, tuvo a bien a mandarme hace unas fechas con motivo de mi participación en éste, una serie de artículos maravillosos y que me dispongo a compartir con vosotros. La verdad es que fue una auténtica sorpresa con la que quede ampliamente satisfecho.





En primer lugar hablaré del arnés de neopreno negro de Leica 42056, que además he tenido la suerte de estrenar ya. Dicho arnés o correa de neopreno es cómodo y evita que los prismáticos se separen del cuerpo cuando no los utilizamos. También permite repartir el peso de los prismáticos en los hombros en vez de la nuca.




La camiseta Hornady será perfecta para usarla de interior o para cuando llegue el verano poder lucirla pues es muy chula, y previsiblemente cómoda.




El polo Laksen de Leica, me enamoró. SI bien es cierto me queda justo, símbolo inequívoco de que las cervecitas y las migas deben de dejar de estar presentes en mi dieta jeje, es muy bonito y en cuanto lleguen las jornadas primaverales y veraniegas espero que sea un imprescindible en mi vestuario.



Hecho en Nueva Zelanda y de la prestigiosa marca SWAZI, Este gorro térmico ya ha hecho mis delicias en el campo. Es muy calentito y me ha ido de maravilla.






Otra cosa que ya he probado y me ha supuesto una mejora en mi día a día como cazador, ha sido el portador de balas Hornady, el complemento ideal para poner en el cinturón. Puedes llevar hasta 10 balas, y tiene un pequeño bolsillo para meter lo que se necesite. Ya lo he testado en montería y me resulto muy útil recargar las balas, y añado que de forma muy rápida pues cuando las tengo en los bolsillos al final se terminan enredando con pañuelos, guantes, etc; y sin contar el ruido que hacen al chocar y muchííííísimo mejor que cuando las tengo en la cajao en la mochila que es la misma odisea que las de tenerlas en los bolsillos pero elevado el problema  al cuadrado. De verdad algo muy simple que cumple perfectamente su función.






La chapa del Oso, ya está en la playmocueva decorando la estancia jeje.



También de Swazi llegó el forro de Leica. Debo de confesar que hubo un problemilla con la talla y no me lo he podido ni probar porque no me entra ni de blas jajaja pero los amigos de Ardesa que son resolutivos a tope ya están en pos de solucionarlo. En cualquier caso es de un material espectacular, Luis de Iberalia lo llevo al rececho del Gamo, y no necesito llevar nada más. Tiene una calidad exagerada y ya ando en deseos de poder lucirlo.




Las 2 gorritas Leica y la hornady, para un enamorado de las gorras como yo ya son parte de la colección y muy pronto serán parte también de mis jornadas cinegéticas.  En especial la naranja que ofrece cumplir con la normativa de visibilidad.




El polo azul de Hornady, es super transpirable y fresquito. Me queda justo jajaja, estoy con sobrepeso está claro jajajaja espero que para verano pueda ponérmelo sin mayor problema jaja.



Y para lo último he dejado la chaqueta Hornady de la cual me declaro un fan absoluto. Ya la he usado en dos monterías y es ESPECTACULAR. No sólo tiene un diseño guapo guapo, sino que es super útil. Corta el viento de tal manera que ni te enteras y pese a lo ligera que es (¡no pesa nada!) abriga un montón. No la he probado con lluvia, pero hice un pequeño experimento en casa con agua y parece que lo repele bien, por lo que en caso de sorpresa climática puede hacernos el apaño. Para mí ha sido un descubrimiento y es desde ya un imprescindible en mis días de caza.










Desde aquí nuevamente darle las gracias a ARDESA por el envío y recomendar estos productos
activamente pues a mí me han maravillado sobremanera.



VOLVER A EQUIPACION

VOLVER A CAZA


jueves, 30 de noviembre de 2017

por herencia, por convicción y por pasión

En el trabajo estudio inglés. Y el otro día nos hicieron el examen final que consintió en una especie de conferencia donde teníamos que hablar sobre nuestra pasión. Yo no soy de los que crea que hay que esconder lo que uno es y lo que uno siente. Ni corto ni perezoso me decidí a hablar sobre mi gran pasión que es la Caza.
Hoy os comparto íntegramente el texto que realicé eso si traducido al español. Y quiero dedicarle esta entrada a mi profesora Larissa, con la que he aprendido inglés como nunca.
 
"Todos ya lo sabéis, la caza es mi pasión.





Ya lo he contado aquí en alguna ocasión y no es ningún secreto, pero hoy quiero acercaros un poco las razones por las que soy cazador y por la que es mi forma de vivir, además os contaré porque la caza es importante para la naturaleza a pesar de lo que algunos nos quieres hacer creer.





 


¿Un cazador nace o se hace? Mi padre es cazador  y mi abuelo lo fue. Y por ello desde la cuna he tenido una educación donde la caza ha estado muy presente. Desde pequeño he ido con mi padre al monte, lo que se llama en España ser morralero. En esta etapa uno va conociendo la verdad del campo, la verdad del monte, aquella que desde una ciudad y por televisión no se puede aprender. Comienzas a conocer las cosas que te rodean desde los animales y sus necesidades hasta las problemáticas que plantean con su existencia.  La naturaleza no es la que cuenta Disney. Y quizás uno de los grandes problemas de nuestra sociedad hoy en día sea ese, la desnaturalización del ser humano y la humanización de todo. Seguramente todos sepáis que son elefantes, tigres y leones… en cambio seguramente no todos y menos los niños sepan que es un sarrio o como es un pato cuchara… esto es un problema y hace que estemos en el punto en el que estamos, donde queremos urbanizar la naturaleza.  Ahora de mayor es cuando de verdad valoras esas enseñanzas que poco a poco has profundizado. De que gracias a la caza conoces tu entorno y al conocerlo, de lo importante que es cazar para la gestión del medio por un lado, y por otro,  y luego hablare de ello, lo que te llena el alma. Por tanto hay que nacer pero cualquiera puede hacerse cazador o al menos entender cuán importante es.
 
 
 
¿por qué la caza es tan importante para el medio? La caza es una herramienta de gestión y conservación muy importante para la naturaleza, ya que permite realizar tareas que por sí misma la naturaleza no puede y es que cazar no es salir al campo a pegar tiros,  La caza es mucho más. El cazador es ecologista, los verdaderos ecologistas aceptan la caza. Yo soy mucho más ecologista que cualquiera de los que estáis aquí. Y lo soy por puro egoísmo. Soy egoísta. Es así. Para poder cazar necesito cuidar del medio ambiente, necesito invertir dinero en tenerlo en perfectas condiciones. Si el campo está perfecto yo podré cazar más y mejor, soy el mayor interesado en esto. Cuando hay escasez de agua, creamos bebederos y balsas de agua para que los animales beban, y de esta forma no sólo beben animales que cazamos sino también otros animales. Todos ganan. Los cazadores también limpian y mantienen limpios los cortaderos, que son esas rayas que se ven en los montes, en ellas cazamos, pero haciendo esto también estamos evitando incendios. Cuando cuidamos y fomentamos la cría del conejo, lo hacemos para poder cazarlos, pero de esta acción, águilas y linces, ambos en peligro de extinción se ven beneficiados. ¿Sabíais que el lince se está salvando gracias a los cazadores? Muchos no lo saben y otros os lo ocultarán pero el mayor número de linces salvajes se encuentran en cotos de caza. Todo esto me hace sentirme orgulloso de ser cazador.









 
 
Pero ¿por qué cazar? En ocasiones cazar es la única herramienta posible para limitar poblaciones de animales. Estas cuando son elevadas producen daños a agricultores, ganaderos, también pueden sobreexplotar los bosques donde viven y a ellos mismos también. La sobrepoblación crea enfermedades y es por ello que hay que realizar controles de poblaciones para evitar todo esto.






 
Alguno pensará que todo esto está muy bien, pero que a fin de cuenta yo mato animales…entonces… ¿por qué  es mi pasión? Lo primero de todo decir que cazar es matar animales es algo muy simple y muy lejano de la verdad. Como ya he dicho es algo necesario para el campo pero a modo emocional es mucho más. Ante todo el ser humano y su naturaleza le hace ser cazador y siempre ha cazado o matado para subsistir. La muerte es natural y seguramente la muerte por caza sea mucho más justa que la que tiene un cochinillo para navidad. Pienso que nuestra actual vida donde todo lo tenemos tan sencillo como ir al supermercado y coger la bandeja de carne nos hace olvidar que esa carne es de un animal que antes vivía. Y con esto quizás alguno pueda pensar que la respuesta sea ser vegetariano. No lo creo la agricultura vegetariana mata y acaba con más animales de los que se sabe. Pero  volviendo al tema que nos ocupa y para no desviarnos… La caza es mucho más que matar… La caza me permite ir a conocer sitios que de otra forma nunca haría. ¿Subirías a esa montaña porque si? Posiblemente no, pero cuando sabes que allí está tu meta lo haces, esta es la mía. Cazar me permite estar en la naturaleza, disfrutar de la vida que hay en ella. Cuando estás en el campo tú no tienes más problemas, y todo se centra en vivir la naturaleza. Buscar, esperar y engañar al animal es un reto inigualable que despierta en uno sensaciones que no puedo describir. Cuando sientes que un jabalí viene rompiendo monte hacia ti sientes que el corazón se te va a salir por la boca. Los pelos de los brazos se te erizan. Es indescriptible. No hay nada comparable. Es verdaderamente algo que es pasión. Y cuando la caza acaba ésta debe acabar y acaba en el plato y es la mejor comida que existe, natural y deliciosa. Que sabe mucho mejor cuando la compartes con familia y amigos.




La caza se apodera de ti y se convierte en una forma de vida…y desde hace algún tiempo ya es mi locura, jeje. Hace tres años inicie un proyecto muy personal y que me está dando muchas cosas positivas en mi vida. Y que algunos conocéis. Este proyecto se llama PLAYMOCAZA.  Además de cazador soy coleccionista de playmobil. Tengo muchos playmobil es mi hobby. Y como he dicho hace tres años inicié un proyecto que consiste en mezclar mis playmobil con el mundo de la caza. En España decimos que la cabra tira al monte jajaja. Todo empezó con algo inocente, en un foro de playmobil compartí las primeras fotos de Playmocaza. Era un click cazando. La gente se volvió loca, a algunos les gustó mucho y otros no sabían nada de la caza y se quedaron sorprendidos gratamente, no era lo que ellos pensaban pues la caza por general tiene mala prensa, injustamente en mi opinión. Comprendí entonces que tenía una herramienta con la que poder mostrar a la gente, niños y adultos, la caza, de mostrar su verdad y sus valores. Acercarla de una forma diferente. Desde entonces me dedico a hacer fotos a mis playmocazadores bien en el campo, bien en maquetas que hago yo mismo donde por medio de historias acerco los valores de la caza. Es mi forma de defenderla y a su vez  defendiéndola defiendo el medio ambiente y esto me hace sentir muy bien.  


 


Como podéis ver La caza es importante en mi vida por herencia, por convicción y por pasión."